CLAR se solidariza con personas desnacionalizadas

Apr 13, 2014
Categoría: General

Confederación Latinoamericana y Caribeña
de Religiosas y Religiosos CLAR
“Escuchemos a Dios donde la vida clama”
XLIII Junta Directiva
VIII Encuentro de Secretarias/os de las Conferencias Nacionales
Puerto España-Trinidad y Tobago, 4 de abril de 2014
Mensaje al pueblo dominicano, a las autoridades y a la comunidad internacional
Con motivo de la desnacionalización en República Dominicana
Reunidos en Junta Directiva de la CLAR de este año 2014, y como representantes de las veintidós Conferencias
Nacionales de Religiosas/os de América Latina y el Caribe, expresamos, a la sociedad dominicana y a la comunidad
internacional, nuestro dolor y nuestra solidaridad con motivo del drama que en República Dominicana se vive por la
desnacionalización de tantas/os de nuestras/os hermanas/os con la sentencia 168-13 del Tribunal
Constitucional; nuestra identidad, que nos llama a permanecer en la escucha de Dios donde la vida clama, a estar
cerca de todas aquellas personas que sufren cualquier tipo de exclusión, cualquier violación de sus derechos
humanos, cualquier atropello a su dignidad, y cualquier negación de su ciudadanía, nos mueve ahora a manifestar
nuestra posición, enraizada en los criterios humanos y evangélicos.
Porque esperamos que una solución se logre con el peso legal del respeto a los derechos de los más débiles,
siempre con apego a las leyes dominicanas, estamos atentos al proceso iniciado por el Presidente Danilo Medina, que
estos días ha propiciado un diálogo-consulta con diversos sectores del país para el consenso de un desenlace
humanitario y jurídico a esta vulneración de derechos fundamentales.
Como hijas e hijos de un mismo Padre y, por eso, como hermanas y hermanos los unos de los otros, oramos al
Dios padre y madre por medidas que, de una vez por todas, superen este atropello y, al mismo tiempo, respondan a
los derechos y a las esperanzas de los descendientes de inmigrantes que, también en otros de nuestros pueblos,
esperan la buena noticia de la aplicación real de legislaciones justas e inclusivas. Con salidas humanitarias se
defienden los derechos de los más débiles, como desea el Dios de la vida, revelado en Jesús de Nazaret, que vino a
defender la humanidad vulnerada de quienes, en su mismo país, eran vistos como extranjeros, hasta devolverles la
dignidad, en el acto generoso de su amor gratuito, como ilustra la parábola del Buen Samaritano (Lc. 10, 25-37). En
nombre de este Dios de la vida y de su amor gratuito, una sociedad no puede condenar a la periferia a una parte de sí
misma.
Inspirados en el Icono de Betania, Casa de Encuentro, Comunidad de Amor y Corazón de Humanidad, hemos
estado particularmente atentos a los dichos y a los gestos del Papa Francisco. Nos consuela su gran preocupación por
la suerte de los migrantes y sus descendientes. De modo especial hacemos nuestro su mensaje para la Jornada
Mundial de los Migrantes, del 5 de agosto de 2013, y sus proféticas palabras:
“Hoy en muchas partes se reclama mayor seguridad. Pero, hasta que no se reviertan la exclusión y la inequidad
dentro de una sociedad y entre los distintos pueblos, será imposible erradicar la violencia. Se acusa de la violencia
a los pobres y a los pueblos pobres pero, sin igualdad de oportunidades, las diversas formas de agresión y de guerra
encontrarán un caldo de cultivo que, tarde o temprano, provocará su explosión. Cuando la sociedad -local, nacional
o mundial- abandona en la periferia una parte de sí misma, no habrá programas políticos ni recursos policiales o de
inteligencia que puedan asegurar indefinidamente la tranquilidad” (Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium,
59).
Cuenten las hermanas y hermanos directamente afectados por este hecho dramático con nuestras oraciones
solidarias, al Dios bueno, Padre de todas y todos, que nos llama a construir comunidades fraternas y solidarias.
Publicado por: jose

Escúchanos

Emisoras Afiliadas

Galería Multimedia